lunes, 3 de junio de 2013

Se acerca el verano: pautas básicas para instalar aire acondicionado en casa

  • Lo primero: que sea de clase "A", más caro pero consume casi un 50% menos.
  • Por cada grado de más o de menos, el consumo puede variar entorno al 8%.
  • Hay que limpiar los filtros una o dos veces al mes para mantener su rendimiento.

Con la llega del calor del verano, muchos apostamos por instalar aire acondicionado en casa. Los precios son ya muy asequibles, pero eso no nos debe cegar. No todo es el precio y la marca.

Para instalar aire acondicionado en casa debemos tener en cuenta una serie de factores, desde las habitaciones a las que llegará la potencia o el tamaño de nuestra casa.


Factores a tener cuenta

  • Cuántas habitaciones:
    Lo habitual es que la instalación no llegue a todos los cuartos de la casa (obviamente hacerlo supone aumentar significativamente la factura). Lo normal es que se instalen dos unidades internas, una en el salón y la otra en el dormitorio principal.
  • Cuánta potencia:
    Hay que ser conscientes de que cuánta más superficie queramos acondicionar (cuantas más habitaciones) más potencia necesitaremos o en su defecto más unidades externas. La media de gasto (depende de la orientación de la casa)  es de unas 100 frigorías por metro cuadrado. Una vivienda orientada al sur necesita menos potencia. De modo general, se necesitan 3.000 frigorías/hora para una habitación de 25 m2.
    Existen calculadoras online que permiten conocer con  bastante exactitud la potencia de los equipos que necesitamos según los datos de la estancia a climatizar.
  • Dónde:
    La instalación de las unidades debe ser en alto; puesto que el aire frío cae, así logramos un mejor reparto de la refrigeración.
  • Conservación:
    Basta con lavar y revisar los filtros una vez por temporada y estar atentos a los consumos eléctricos y la carga refrigerante. Si se utiliza como calefacción (con la bomba de calor) habrá que revisarlo de forma más asidua.

La fachada de la que cuelga no es nuestra

Una instalación básica se compone como poco de dos unidades, una externa y otra interna. La que queda fuera (la que expulsara aire caliente para dejar fresca la casa) suele quedar fijada en una zona que ya no nuestra vivienda, normalmente la fachada.

Para un cuarto de 25m2 se necesitan 3.000 frigorías. La fachada, los muros, patios o cubiertas donde se instala la parte externa son elementos comunes; eso significa que necesitamos autorización de la junta de vecinos.

En algunos municipios convendrá también consultar las ordenanzas en lo referido a normas de protección ambiental o de protección del patrimonio si se trata de un edificio significativo o de valor.